Black Hat SEO: qué es, técnicas a evitar y cómo protegerte

img18

¿Sabes dónde está la línea que separa el black hat SEO de las técnicas normales de posicionamiento?

Intentar tener presencia en Internet sin una buena estrategia SEO es como apuntarse al gimnasio y no acudir nunca: no vas a obtener resultados. Si quieres músculo digital, necesitas SEO, pero… ¿qué tipo de SEO? ¿qué prácticas pueden volverse en tu contra? Y, sobre todo, ¿cuáles son los peligros de que alguien utilice el SEO para atacar a tu marca?

En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre el black hat SEO: las prácticas más habituales, cómo evitar hacer black hat SEO sin querer, y cómo protegerte de posibles ataques.  Recuerda: la información es poder.  ¡No lo dejes escapar!

¿Qué es el Black Hat SEO?

En muchos casos se define el black hat SEO como las prácticas malintencionadas relacionadas con el SEO; sin embargo, la realidad es que Google no detecta la intención de quien las realiza, solo los códigos, las etiquetas y los enlaces. Entonces, ¿es posible hacer black hat SEO sin querer? Sí, sobre todo teniendo en cuenta que para Google el black hat SEO es “cualquier acción que no siga las recomendaciones del propio buscador”. 

Ya sé lo que estás pensando… Esa definición convierte prácticamente cualquier acción en black hat SEO. La línea a veces puede resultar un poco difusa, cuando veamos las técnicas que se deben evitar, entenderás mejor los matices, y verás que también acciones que no dejan lugar a dudas. 

En cualquier caso, podemos definir el black hat SEO como cualquier práctica que se realice con el fin de “engañar” o alterar el buen funcionamiento de los buscadores para obtener una clasificación más alta, o hacer que otros bajen de puesto. 

Black hat SEO: Las técnicas que no debes utilizar

Ya entramos en materia de verdad, vamos a ver 10 técnicas de black hat SEO que podrían costarte muy caras: desde pequeñas penalizaciones hasta la expulsión del buscador. 

Abuso de palabras clave

El abuso de palabras clave, también llamado Keyword stuffing, es uno de los errores más comunes y practicados, sin saber que es black hat SEO. La acción consiste en repetir la palabra clave una y otra vez de manera abusiva para intentar conseguir una clasificación más alta en el buscador. 

Debes saber que, actualmente Google penaliza este tipo de prácticas, y lejos de lograr un buen posicionamiento, lo más probable es que acabes con muy malos resultados. Normalmente cuando se abusa de las palabras claves se generan textos sin sentido y sin valor para los lectores, por lo que Google penaliza este tipo de textos. 

Algunos ejemplos de esta práctica pueden ser añadir enumeraciones de ciudades o localizaciones en las que se intenta posicionar, enumeraciones y repeticiones de palabras clave sin valor añadido, textos prácticamente ilegibles para cualquier ser humano porque se han forzado demasiado la escritura para insertar las palabras clave, etc. 

Blog SPAM


Otras de las acciones clásicas del black hat SEO consiste en incluir un enlace en los comentarios de un blog, con la esperanza de generar tráfico, notoriedad y mejorar el posicionamiento. Es decir, hacer SPAM. 

Este tipo de SPAM puede resultar muy tentador, ya que es muy sencillo de realizar, sin embargo, además de estar penalizado, resulta poco fructífero desde la creación de la etiqueta nofollow de Google, gracias a la cual es posible indicar al buscador que todos obvie todos los links insertados y que no reciban notoriedad. 

Enlaces de pago

Sí, los enlaces de pago son una práctica de black hat SEO, a pesar de que es bastante habitual encontrarlos. Esta práctica consiste en pagar a sitios web que tengan una buena relevancia para que generen un link hacia tu página. 

Este intercambio fraudulento también puede realizarse a cambio de una recompensa que no sea económica, como la prestación de un servicio, el regalo de un producto, un descuento, etc. En todos los casos esta práctica se considera black hat SEO, y está estrictamente prohibida por Google: “cualquier enlace destinado a manipular el PageRank o la clasificación de un sitio en los resultados de búsqueda de Google puede considerarse parte de un esquema de enlaces y una violación de las directrices para webmasters de Google

Spinning y contenido duplicado

A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que Google prima el contenido original y de buena calidad por encima de la repetición de las palabras claves. Por eso, en muchas ocasiones, hay quien intenta posicionarse a costa de los contenidos elaborados por otras marcas. 

El spinning consiste en crear contenidos a partir de textos propiedad de otras marcas o personas. Los textos se suelen volver a escribir mediante programas que realizan la acción automáticamente, y se vuelven a publicar como si fueran propios. 

Por otro lado, un texto se considera contenido duplicado cuando la copia se realiza de manera prácticamente literal. 

Como ya sabes, tanto el spinning como el contenido duplicado son prácticas de black hat SEO penalizadas por Google y, además, el contenido duplicado también puede generar consecuencias legales más allá de la expulsión o la invisibilización por parte del buscador, podría generarte problemas por los derechos de autor. 

Contenido oculto

Insertar un texto oculto es otra de las estrategias típicas de black hat SEO. Consiste en incorporar un montón de palabras claves y enlaces, pero ocultarlos para que no resulten visibles para los usuarios, solo para los motores de búsqueda. 

Esto es muy sencillo de realizar formateando el texto con el mismo color que el fondo de la página para ocultarlo, reduciendo el tamaño de la fuente a cero, etc. 

Estas prácticas de black hat SEO tampoco suelen dar un buen resultado, ya que Google ha desarrollado formas de localizar este tipo de engaños fácilmente, y penaliza a las webs que los utilizan. 

Cloaking

Cloaking significa encubrimiento, y es precisamente la estrategia que utiliza esta acción de black hat SEO para tratar de confundir a los rastreadores de Google. La idea es muy sencilla, se genera una página web dedicada a los motores de búsqueda, muy bien optimizada mediante prácticas muy legales, pero que resulta invisible para los usuarios. Mientras tanto, se crea otra página encima dedicada a los usuarios en la que se introducen los contenidos de SPAM, y se configura para que no sea rastreable. De este modo, mientras que los usuarios acceden a la página de SPAM, los motores de búsqueda piensan que están indexando la página creada por debajo. 

Aunque pueda parecer una estrategia sin fisuras, no lo es, ni mucho menos. El algoritmo de Google será inclemente cuando descubra el pastel. Y lo hará….

Linkfarm y PBNs

Tanto las granjas de enlaces como PBNs (Privates Blogs Networks) son dos estrategias black hat SEO basadas en generar sitios web con el único propósito de insertar enlaces en ellos para mejorar el ranking de otra página. 

Las diferencias entre estas dos prácticas consisten en que, mientras que los linkfarm se enlazan también entre ellos, las PBNs no intercambian enlaces, solo apuntan a la página que se desea posicionar mejor en Google. 

Uso indebido de los datos estructurados

Los datos estructurados, o datos esquemáticos, son utilizados por Google para comprender mejor el contenido de una página, por ejemplo, si se trata de una receta, puedes utilizar los datos estructurados para diferenciar el tiempo de cocinado, los ingredientes, la preparación, etc.  Si quieres profundizar sobre el funcionamiento de los datos estructurados a través de Google developers.

El problema es cuando se utilizan este tipo de datos de manera abusiva para tratar de posicionar mejor, o engañar con el contenido que realmente se ofrece, en este caso, será considerado por Google como una práctica de black hat SEO. 

SEO negativo

¿Recuerdas que hemos hablado al principio de que no solo pueden afectarte las malas prácticas de SEO que realizas tú, sino también el black hat SEO malintencionado de otros? Pues de eso trata el SEO negativo, de poner en marcha acciones para perjudicar a la competencia. 

Normalmente este tipo de black hat SEO consiste en generar links tóxicos, como enlaces de mala calidad en los comentarios, o realizar cosas extrañas que hagan pensar al algoritmo de Google que has sido tú mismo quien ha realizado algún tipo de práctica ilegal para mejorar tu posicionamiento. 

Otra práctica habitual es dejar comentarios negativos en Google Business o páginas similares de reviews. 

Ante estas acciones podemos defendernos: Por un lado, la herramienta Disavow Links de Google Search Console, nos permite eliminar los links de mala calidad que no queremos en nuestro sitio; y por otra parte, podemos denunciar los comentarios negativos cuando sospechamos que nos encontramos en medio de una campaña de desprestigio orquestada por la competencia. 

Evita caer en el black hat SEO

Como ya hemos comentado anteriormente, el algoritmo de Google no entiende de intenciones, sino de acciones concretas. Por eso puede ocurrir que, a pesar de que no sea tu intención, acabes realizando prácticas que Google considera poco éticas, y sufras la correspondiente penalización. 

Te damos algunos consejos para que nunca te veas en esa situación:

  • Crea tu propio contenido y prioriza la calidad por encima de la repetición de las palabras clave. 
  • Si quieres conseguir más tráfico y de mejor calidad, crea una buena experiencia para los usuarios y desarrolla una estrategia basada en el contenido. 
  • Evita la compra de enlaces
  • Usa con moderación los datos estructurados
  • Logra destacar y diferenciarte del resto de webs ofreciendo algo diferente para que los usuarios se vinculen a ti de manera natural

Las consecuencias y peligros del black hat SEO

Las penalizaciones que Google impone a las acciones de black hat SEO son bastante variables, y dependen de la gravedad y del caso es cuestión, pero las más habituales suelen consistir en la pérdida de posiciones, que pueden ir desde el descenso de 30, 50, a 950 posiciones; y como último recurso a la expulsión de Google.  

Además de las posibles prácticas de black hat SEO en las que puedes caer sin darte cuenta, por falta de información, hay otros peligros mucho peores: los ataques de black hat SEO malintencionados hacia tu marca. 

Desafortunadamente la competencia, los haters, y personas con pocos escrúpulos y mucho tiempo libre pueden complicarte la vida a través de un ataque de backlinks tóxicos, o enlaces perjudiciales. La práctica consiste en recopilar enlaces de muy baja calidad, considerados por Google como spam, y hacer que apunten hacia tu página, de tal modo que el algoritmo de Google pensará que has sido tú quien ha colocado de manera artificial esos backlinks con la intención de posicionar mejor. Como consecuencia, Google te penalizará reduciendo el tráfico hacia tu página y bajando tus posiciones. 

¿Cómo defendernos del Black Hat SEO?

Ahora que conoces más sobre el black hat SEO, partes de una posición mucho mejor para defenderte de este tipo de ataques que hemos comentado. Nuestra recomendación es no esperar a sufrir las consecuencias para ver qué está pasando, una revisión periódica de los backlinks puede prevenir daños mayores. 

Para ello, existen una gran cantidad de herramientas digitales que te ayudan a monitorizar tus backlinks, como Google Search Console y Openlinkprofiler -que son gratuitas-, o Semrush, Ahrefs, Sistrix, etc. Este tipo de herramientas te permiten ver los países desde los que se está enlazando, la visibilidad de los dominios que apuntan a tu web, etc. Una vez localizados los enlaces tóxicos, puedes deshabilitarlos a mano, o utilizar la herramienta Google Disavow Link Tool. 

Esperamos que con esta información tengas una idea mucho más clara y precisa de lo que significa el black hat SEO, sus peligros, y las líneas grises que a veces rodean el término y sus prácticas. Nuestra recomendación es apostar por una estrategia SEO de calidad, alejada del black hat SEO, y que vaya acompañada de una buena estrategia de marketing digital especialmente diseñada para tu tipo de negocio. 

¿Necesitas ayuda para deshacerte del black hat SEO y generar tráfico de calidad de manera orgánica y limpia? ¡Contáctanos!

Dejar un comentario